La Guarda Civil de Guadalajara en el contexto de la Operación MEL consiguió achicar los delitos contra el patrimonio en 4 ayuntamientos del Corredor del Henares. Hablamos de una «operación de prominente encontronazo», según ha señalado la directiva general de la Guarda Civil, María Gámez, iniciada el pasado 17 de octubre en las localidades de Azuqueca de Henares, Alovera, Cabanillas del Campo y El Desposar.

Este miércoles ha anunciado los primeros desenlaces la directiva general de la Guarda Civil, María Gámez, al lado del encargado del Gobierno en Castilla-La mácula, Francisco Tierraseca; la Subdelegada del Gobierno en Guadalajara, Mercedes Gómez; y la jefe de la Comandancia, la teniente coronel, Cristina Moreno.

Se habían aumentado los delitos en un 28%

La operación aparece tras advertir un aumento de las infracciones penales en las ubicaciones perjudicadas a lo largo del primer semestre del año. En concreto un incremento del 28% mucho más de delitos contra el patrimonio en relación del año previo. La Operación MEL  comprende una extensión de 120 km cuadrados con una población total de 80.000 pobladores si bien podría ampliarse a otras zonas de acción perjudicadas por este género de criminales.

En conjunto, hay un registro de 27,44 infracciones cometidas en 2021 por cada 1.000 pobladores en las localidades de Azuqueca de Henares, Alovera, Cabanillas del Campo y El Desposar. Respecto a los delitos mucho más comunes, son primordialmente los relacionados con hurtos en automóviles

Detenidas 19 personas

En la Operación MEL, forman parte hasta 70 efectivos de la Guarda Civil con acompañamiento de entidades concretas en el momento en que es requisito y coordinación con otros cuerpos de seguridad como Policía Local o seguridad privada. En suma desde el 17 de octubre se practicaron 19 detenciones.

La directiva general de la Guarda Civil ha negado que hablamos de conjuntos organizados «hablamos de individuos que actúan a solas o en conjuntos de máximo 4 personas» ha señalado, si bien sí ha reconocido que se ha visto un cambio en la manera de delinquir, con mucho más crueldad.