El cónsul general llama a «conceder víveres y transformadores» y alarma de una viable novedosa ola de asilados por los bombardeos rusos y el invierno