La Real Sociedad se apuntó (3-1) el derbi vasco frente al Athletic Club este sábado en la día 17 de LaLiga Santander, un choque profundo en el primer tiempo y ahora ‘txuri-urdin’ en el segundo con el tanto de penalti de Oyarzabal y la expulsión de Yeray en el 60′.

En el Reale Arena la celebración no solo no degenera esta temporada sino medra prácticamente cada semana. Los de Imanol Alguacil se apuntaron el partido más esencial del año, como ha dicho el técnico en la anterior, para además de esto asentar el tercer puesto de la tabla y una sólida candidatura a divertirse la próxima Liga de Vencedores.

Iñaki Williams excusó la primera frente Remiro, enseñando la aptitud de llegar del Athletic más allá de no tener el balón. No obstante, Take Kubo y David Silva marcaron las diferencias en un primer tiempo de trueque de golpes, con fallos en la salida de balón que condenaron a los de Ernesto Valverde.

Un golazo de Sorloth en el minuto 25 abrió la lata y redobló la energía local sobre el césped. El aparato visitante deseó ofrecer un paso adelante pero el desgaste easonense fue total, con una presión que dio sus frutos. La restauración de Silva, tal y como si fuera un chaval, sirvió el 2-0 de un Kubo de tendencia en San Sebastián y el fútbol español, que tiró un caño a Vivian y mandó el balón a la red.

Contra las cuerdas, los ‘leones’ se sacaron un rugido mucho más antes del reposo para sostener el derbi abierto, con una jugada entre Nico Williams y Yuri que remató Sancet en el 2-1. El regreso de vestuarios dejó el cambio de un Sorloth tocado físicamente por Oyarzabal, mucho más control para la Real mientras que el Athletic proseguía intentando encontrar el juego vertical y la salida rápida.

El derbi se encendió nuevamente en el momento en que en el momento de acercamiento el colegiado apuntó penalti y roja para Yeray sobre Kubo. El japonés volaba en el momento en que apreció el contacto pero los bilbaínos demandaron que solamente le rozó el central español. Oyarzabal no excusó y volvió a marcar 10 meses después para abrochar el derbi.

El subidón local llevó a una ocasión clarísima de Merino frente Unai Simón mientras que Valverde dispuso a su aparato de forma mucho más ofensiva sin llegar a amenazar a Remiro. Los de Alguacil aprovechan el empate del Villarreal y fortalecen su candidatura de Champions, mientras que los de Valverde pierden la cita vasca y comienzan a complicarse la región europea por su floja versión de visitante.