La medida para moderar el valor de los alimentos fué la primordial personaje principal del nuevo bulto anticrisis aprobado por el Gobierno, si bien las cantidades prueban que su alcance se queda algo corto por dado que esos a los se dirige eminentemente la rebaja, a través del IVA, ahora se han disparado bastante. En líneas en general, el recorte dejará absorber precisamente un cuarto de las levantas que se han registrado en todo el año. 

La resolución del Consejo de Ministros se enfoca en los llamados alimentos de primera necesidad, que disfrutan del IVA súper achicado del 4% y que van a quedar exentos de este impuesto a lo largo del primer semestre de 2023.

Ese descenso de 4 puntos va a tener un cierto efecto en el momento de ocupar la cesta de compra con modelos como leche, huevos y pan. No obstante, fueron exactamente estos alimentos los que mucho más han sufrido los rigores inflacionistas, que venían de la receta final de 2021 y que se vieron corregidos y aumentados por los efectos de la invasión rusa de Ucrania

Entre los ejemplos mucho más significativos está la leche, cuyo precio se ha alto nada menos que un 29,6% desde el momento en que se inició 2022, según los datos publicados por el Centro Nacional de Estadística (INE), que asimismo se hace cargo de calcular el Índice de Costos al Consumo (IPC)

Efecto aminorado

En un caso así, la rebaja del 4% al 0% en término de IVA absorberá algo menos de un quinto de esta alza, con lo que el efecto de la medida del gobierno se va a ver aminorado. 

Algo afín pasa con los huevos, que subieron desde enero un 26%, tal es así que la exención del IVA hasta junio de 2023 amortigua poco menos de un 20% de la tan señalada subida experimentada en todo el año.

Las situaciones del aceite y la pasta

Las harinas y los cereales fueron los alimentos de primera necesidad cuyos costes enseñaron una mayor revisión en alza: nada menos que un 34%, con lo que la rebaja fiscal solamente se utiliza para mitigar un 15% de esta subida.

Los otros artículos que se ven damnificados por la resolución anunciada este martes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, son el aceite y la pasta, que están gravados hasta la actualidad con el tipo achicado del 10%, como la enorme mayoría del resto de elementos de la cesta de compra. 

Uno de las tiendas de Mercadona / EP

Tanto el aceite como la pasta van a ver achicado el IVA a la mitad, o sea, hasta el 5%. El efecto va a ser claramente moderado para el primero de ellos, a consecuencia de que asimismo está entre aquéllos que experimentaron una mayor subida en 2022. Según con los convocados datos del INE, el coste de entre los modelos mucho más populares en las mesas españolas se ha aumentado un 25% desde enero.

De esta manera, el recorte fiscal tan solo afectará a un cuarto de esta tan señalada subida. En cambio, la de la pasta forma entre las buenas novedades de esta medida, ya que va a ver de qué manera algo mucho más del 40% del alza que ha experimentado se va a ver en este momento amortizada por la reducción del IVA.

Bastante tarde 

Exactamente, en el accionar de estos 2 artículos se puede ver la diferencia del encontronazo según el diferente encontronazo de la inflación. Los costes del aceite se han aumentado cerca de diez puntos sobre los de la pasta.

Los especialistas apuntan como clave para argumentar el efecto moderado de la medida del Gobierno en el instante escogido en el momento de aplicarla. En un óptimo número de casos, llega bastante tarde.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la presentación de los PGE 2023, que incluyen nuevas subidas de impuestos / EP

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la presentación de los PGE 2023, que tienen dentro novedosas subidas de impuestos / EP

“En el momento en que se han visto subidas de costos nuevas en la historia reciente de España, ninguna medida que no sea una intervención prácticamente absoluta del mercado es eficiente para mitigar de manera de manera significativa ese efecto”, apunta una enorme asesora, que ten en cuenta que en la parte central del año, el IPC encadenó tres subidas sucesivas de 2 dígitos en tasa interanual. 

“Aun en ese instante, una medida como la que se ha aprobado en este momento llegaría ahora algo tarde pero su efecto podría haber sido considerablemente mayor que el que vaya a tener en este momento”, añade la fuente.

Sin rebaja y muy inflacionados

Con todo, resulta conveniente no olvidar que artículos asimismo muy comunes en el conusmo de los hogares españoles como carnes, pescados, iogur o café, entre otros muchos, quedaron ajeno de la rebaja del IVA, si bien ciertos de ellos se cuentan entre los mucho más damnificados por la espiral inflacionista.

En la situacion de la carne, el porcino se ha alto sobre el 13% al tiempo que las de ave son un 14,4% mucho más caras desde enero. Por su lado, los youghourts subieron mucho más un 21% y el azúcar rompe todos y cada uno de los registros con un 48,7%. Todos ellos proseguirán gravados, como hasta la actualidad, con un 10%.