La Sindicatura de Cuentas de Cataluña dió a entender este jueves su informe 22/2022, relativo a los costos de personal en la Consejería de Presidencia de la Generalitat a lo largo del ejercicio de 2020. El trabajo de fiscalización de este órgano declara que, durante ese año –el último del orden de Quim Torra, hasta su inhabilitación el 28 de septiembre– se generaron distintas ocasiones irregulares en la administración de la contratación.

Según el informe, tan solo la Consejería de Presidencia del Govern contó en 2020 con un total de 713 cargos laborales: 583 de ellos, de gobernantes, 78 de personal laboral, y 52 de eventual. Del total, 637 estaban presupuestadao y, de estos, 607 estaban ocupados. El presupuesto inicial de costos personal ese año fue de 39,34 millones de euros y representaba al 6,44% del presupuesto inicial de la consejería.

Prácticamente una tercer parte de Presidencia, personal temporal

Es en el apartado de conclusiones del informe donde se muestran ciertas visualizaciones mucho más atractivas. Entre ellas, que al cierre de 2020 el 29,34% de la plantilla –o sea, prácticamente una tercer parte– tenía un vínculo temporal, correspondiendo un 87,96% de casos a cargos laborales vacantes, un 4,71% a sustituciones, un 3,67% a refuerzos por exceso o acumulación de tareas de tareas y un 3,66% a personal por ejecución de programas. Además, el 37,5% de personal funcionario y laboral que ocupaba vacantes llevaban mucho más de cinco años en exactamente las mismas.

Entre las irregularidades detectadas, la Sindicatura de Cuentas descubre que en 51 gobernantes en comisión de servicios –sobre un total de 81– se había superado el período máximo legal de un par de años fijado en la normativa. En 26 casos había una reserva de lugar, y en 18 la comisión registraba una duración de entre 5 y 16 años.

Asimismo llama la atención que, de una exhibe de 41 gobernantes, ocho de ellos ocupasen plazas a las que accedieron sin un trámite de selección anunciado en la interfaz del usado de la Administración de la Generalitat: el llamado portal ATRI. Tampoco se han publicado en esta web las convocatorias para contemplar cinco cargos laborales a través de asignación temporal de funcionalidades.

Incumplimientos de la normativa

Además de esto, la Consejería de Presidencia cubrió de manera provisional por encargo de funcionalidades 13 puestos de mando que, a cierre de 2020, registraban un tiempo ocupado exactamente en el mismo sitio de trabajo de entre ocho meses y 11 años. Según la normativa, no se tienen la posibilidad de contemplar provisionalmente con encargo de funcionalidades puestos de mando que deban proceder por sistema de libre designación.

La Sindicatura de Cuentas asimismo demanda que, en la revisión de controles horarios de 27 trabajadores –escogidos a método del auditor y que corresponden a enero y febrero de 2020–, se advirtieron múltiples incumplimientos mucho más de la normativa aplicable al personal eventual.

El organismo fiscalizador de la Administración catalana contribuye en su informe distintas recomendariones para corregir ciertas de estas deficiencias.

Fraccionamiento de contratos en el Consell General d’Aran

En otro de los recientes reportes de fiscalización de la Sindicatura de Comptes, pertinente al ejercicio 2019, y relativo al Consell General d’Aran –el órgano de gobierno autónomo del Valle de Arán– se aportan otros nueve puntos a progresar. Específicamente, el organismo ha detectado incidencias en la contratación separada de posibilidades, que a su juicio deberían ser objeto de un único contrato. A su modo de ver, formarían un fraccionamiento indebido del contrato y, consecuentemente, un incumplimiento de la Ley de contratos del ámbito público.

El informe concerniente al Valle de Arán asimismo ha detectado que el Consell no realizó el Plan de forma anual de control financiero ni el informe de control persistente, por ejemplo anomalías. Como por poner un ejemplo que la relación de cargos laborales no incluyese las remuneraciones complementarias y que, desde el ejercicio 2006, la Tesorería está ocupada de manera accidental por un funcionario. El informe asimismo valora faltas en el inventario de recursos del Consell que deberían corregirse.

Por otro lado, el archivo que fiscaliza el ejercicio del Consell Comarcal del Garraf apunta, por ejemplo cuestiones, que su Tesorería está ocupada desde 2012 por la gerencia de la entidad, sin que se solicitara un individuo para contemplar la plaza.

La situacion de los bomberos

El artículo fiscalizador de los costos de personal de los Bomberos de la Generalitat del 2018 apunta que no hubo un informe preceptivo de intervención en la convocatoria 81/18, y que tampoco se regulaban las adscripciones de los gobernantes de carrera atentos de su primer destino.

Además, el informe sobre el ejercicio 2019 del Vall d’Hebron Centro de Investigación (VHIR) resalta que no se firmó ningún contrato programa con la Generalitat y que en 21 licitaciones no se especificó bastante la ponderación.