El underground barcelonés y la movida madrileña. Los años 70 y 80 establecieron una suerte de puente aéreo cultural entre ámbas capitales que en este momento se está recuperando con apariencia de exposición itinerante. El próximo 19 de octubre, la salón CentroCentro de La capital española inaugurará la exposición sobre el underground y la contracultura que, a lo largo de ocho meses, ha podido visitarse en el Palau Robert de Barcelona.

Estructurada por la Generalitat y comisariada por Pepe Ribas, esta retrospectiva sobre esos años libertarios de la recién estrenada democracia permitió estrechar nudos entre el Gobierno catalán y el Municipio de La capital española. Como se conoce, los líderes de las dos Gestiones forman parte a 2 polos ideológicos opuestos. Pero eso no va a ser obstáculo a fin de que la concejal de Cultura de La capital española, Andrea Levy –exdirigente del PP catalán–, ejercite de anfitriona, al tiempo que la Secretaría de Difusión de la Generalitat es la responsable del traslado. Según pudo entender Crónica Global, altos cargos del Govern asistirán al acto inaugural en la ciudad más importante.

Portada de la gaceta ‘Ajoblanco’

La salón CentroCentro está ubicada en el Palacio de Cibeles, sede del consistorio madrileño. El comisario de la exposición barcelonesa, Pepe Ribas, cofundador de la gaceta Ajoblanco y creador, entre otros muchos libros, de Los 70 a Destajo, se ha apartado a La capital de españa en los últimos meses para rematar los preparativos.

La exhibe del Palau Robert acogió, del 2 de junio de 2021 al 6 de marzo de 2022, mucho más de 700 piezas en forma de reconocimiento de un instante de eclosión cultural. Feminismo, cómics, fanzines, música, gacetas, experimentación con las drogas, comunas y ecologismo son varios de los temas que incluye este homenaje a una temporada trasgresora, de inestabilidad a nivel político –heredera del mayo del 68 francés– y de pelea contra el franquismo.

Mucho más de 60.000 visitantes

Según Ribas, “fueron unos años de imaginación desbordante, sin cánones impuestos, vividos ajeno de prebendas, partidos y también instituciones. Las incoherencias del régimen franquista en su caída, la persecución centrada en los partidos marxistas y también independentistas, y la distancia geográfica que nos distanciaba del centro neurálgico de poder, hicieron probables unas fisuras por las que se coló parte de la juventud intranquiliza y conectada con las corrientes contraculturales que llegaban de fuera del país».

Mucho más de 60.000 personas visitaron la exposición en Barcelona, que en este momento se traslada a La capital de españa y no es descartable que asimismo lo realice a Sevilla más adelante.

underground y contracultura en la cataluna de los 70

‘Underground’ y contracultura en la Cataluña de los 70