La lengua francesa Sébastien Loeb (Prodrive) confirmó que está en racha y se anotó la tercera victoria sucesiva en el Dakar, la cuarta que logra en esta edición, una corta particular de solo 114 km que ha servido a los pilotos de toma de contacto con el desierto de Rub al-Jali, el ‘Empty Quarter’ (cuadrante vacío), donde el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) sostuvo el rumbo hacia su quinto Touareg.

Ahora sin el español Carlos Sainz (Audi), que debió retirarse al no poder arreglar su turismo de los daños que se causó en el incidente que padeció en los primeros km de la novena particular, el Dakar continuó con 2 claros personajes principales: Loeb y Al-Attiyah, que administra su cómoda renta adelante de la general.

En una época con 510 km de link y la particular mucho más corta del raid, entre Haradh y Shaybah, en Arabia Saudita, el alsaciano, en esta ocasión sí -en la previo etapa se presentó tarde en la salida-, abrió pista y cumplió la misión con destacable.

Ahora en el primer punto intermedio, el del quilómetro 29, se encontraba adelante con 28 segundos de virtud sobre el lituano Vaidotas Zala (Prodrive) y 1:17 con en comparación con líder de la general.

El brasileiro Lucas Moraes (Toyota), segundo en la clasificación de turismos, se encontraba en ese instante a solo tres segundos del catarí en el primer parcial y el sueco Mattias Ekstrom, el único superviviente de Audi en el Dakar 2023, era quinto a 1:25 del nueve ocasiones vencedor de todo el mundo de rallies.

El alsaciano, entonado, amplió el beneficio en el quilómetro 60, donde sacaba a Moraes 2:28, a Ekstrom 3:47 y a Al Attiyah 3:02. Zala se había quedado parado 16 km antes por un inconveniente mecánico. Comenzaba a ponérsele muy de cara la etapa al ganador de ámbas precedentes.

La lengua francesa cedió tiempo en relación a Ekstrom en el próximo parcial, pero aun de esta manera superaba al sueco en 2:35 al paso por el último punto intermedio, el del quilómetro 84, donde Lucas Moraes pasó a 3:16.

Loeb se presentó en la misión tras haber invertido 1h48:32 en la particular, con mucho más de tres minutos de virtud sobre el conduzco que le queda a Audi en el Dakar después de los abandonos de Sainz y la lengua francesa Stéphane Peterhansel. Moraes fue tercero a 5:22.

Al-Attiyah cedió 5:45 en relación a Loeb, pero, a falta de 4 etapas para la conclusión del Dakar, supera al francés, tercero en la tabla de tiempos, en 1h37:23, al tiempo que al brasileiro de Toyota, segundo, le saca 1h21:34, una renta que le deja enfrentar con relativa calma las jornadas que quitan, aun el maratón del ‘Empty Quarter’.

Benavides, nuevo líder del Dakar en motocicletas

El conduzco argentino Kevin Benavides (KTM) fue el enorme beneficiado en la décima etapa del Rally Dakar 2023, disputada entre Haradh y Shaybah sobre 114 km de particular, al poder una enorme virtud sobre sus oponentes y ponerse como nuevo líder de la general en motocicletas.

La etapa se la llevó, en motocicletas, el botsuanés Ross Branch (Hero) con 21 pocos segundos de margen sobre la lengua francesa Adrien van Beveren (Honda) y 30 sobre el sudafricano Michael Docherty (Husqvarna). No obstante, fue el argentino Kevin Benavides, cuarto en la particular, quien mucho más botín se llevó.

Fue gracias mientras que se dejaron los hasta la actualidad mejor puestos, tanto el previo líder Skyler Howes (Husqvarna) como Toby Price (KTM). El estadounidense fue 18º, a 7:38 de Branch, y Price 19º a 8:16 del ganador.

Ello logró que, en la general, sea en este momento Kevin Benavides el líder (era tercero tras la etapa 9) con 1:29 minutos de virtud sobre Howes y 2:10 sobre su compañero Price. Una pelea a tres, ya que el cuarto en la general es Van Beveren, a 9:52 minutos.

El más destacable español en la etapa, la primera en el inquietante ‘Empty Quarter’, fue Tosha Schareina (KTM), 16º a 7:18, al tiempo que Lorenzo Santolino (Sherco) fue 17º a 7:26. En la general, Santolini pierde un puesto y es undécimo a 41:55, con Schareina 15º a 1:26 horas.