La civilización de los viejos griegos, señores del mar Mediterráneo y profesores en el arte de la navegación, practicó incesantemente el viaje como primordial procedimiento de conocimiento de todo el mundo