La selección de españa masculina de balonmano superó (30-25) este jueves a la de Montenegro para empezar con buen pie, seguridad y 2 puntos esenciales el Campeonato del Planeta 2023, un estreno igualado en el Tauron Arena de Cracovia.

Los ‘Hispanos’ obligaron su juego en fogonazos, pero fue un acercamiento de trincheras, con importancia de los porteros, Gonzalo Pérez de Vargas y, por arriba aun, Simic. El misión montenegrino tuvo instantes de mucha inspiración, la que le faltó asimismo al grupo de Jordi Ribera en ataque, y sostuvo apretado el acercamiento.

Con todo, España funcionó concentrada para atar un triunfo escencial en la meta de seguir con puntos a la Main Round. Alex Dujshebaev aceptó galones en la segunda parte y Kauldi Odriozola probó que los ‘Hispanos’ tienen talento para rato y, por lo menos, para luchar por todo en el Mundial de Polonia y Suecia.

España, bronce mundial hace un par de años en Egipto, comienzo un nuevo ataque a la tercera estrella con la adaptación lógica al debut. Un desafío además de esto clave entre ámbas preferidas del Conjunto A que el aparato de Ribera comenzó a domesticar a los 15 minutos. La defensa se asentó, Gonzalo Pérez de Vargas paró bajo palos y tanto el cómputo como el contragolpe brindaron el mando en el marcador a los ‘Hispanos’.

Ángel Fernández, en el radical izquierdo, Adrián Figueras, con buenos movimientos en el pivote, y Dani Dujshebaev llevaron el peso de los tantos frente a una Montenegro demandada poco a poco más y que pagó con cinco exclusiones su búsqueda de igualar la intensidad contrincante en defensa. Las paradas de Simic fueron la partida montenegrina en un principio con pérdidas, mientras que España hallaba su lugar (4-4).

En el momento en que Pérez de Vargas igualó el desempeño de la portería, la subcampeona de Europa sacó su librillo y, salvo los tantos de Branko Vujovic, dirigió el debut utilizando bien las superioridades (15-12). El gen de competir lo supo mostrar asimismo Montenegro y la segunda parte aún tuvo lona que recortar para poder ver un ganador.

Los de Ribera arrancaron con el liderazgo de Alex Dujshebaev, pero Simic reanudó su recital bajo palos e inclusive lo mejoró. El jugador del KS Kielce no se libró de las paradas, tampoco su hermano Dani, en un marcador pausado y por la mínima (18-16). España halló su instante en una superioridad que llevó al 23-19 a 13 minutos del final, con un enorme papel atrás de Odriozola.

A los de Ribera se les atragantó la misión contrincante aún los últimos minutos, con los tantos de Odriozola y también Ian Tarrafeta para acabar con la resistencia montenegrina. España, que no forzó a un Joan Cañellas que llegaba tocado, jugará su segundo partido el sábado contra una Chile que venció este jueves a Van a ir (24-25).