Una cantidad enorme de instructores y sanitarios han solicitado este miércoles al Govern una restauración de sus condiciones laborales anteriores a los recortes mediante unos capitales que aumenten la dotación a servicios públicos. Unas cuentas que, en la actualidad, prosiguen sin ver la luz pues ERC y PSC no llegaron a un convenio sobre la B-40 –famosa como el Cuarto Cinturón–. 

Los expertos han paseo las calles de Barcelona hasta llegar al Parlament, donde se está festejando el primer pleno del año en el que las huelgas fueron el primordial tema del día y fundamento de reproche al gobierno de Pere Aragonès. Ahí, ciertos líderes han aprovechado para arrimarse a los sindicatos. Entre ellos, la líder de la CUP, Dolors Sabater, el diputado de los recurrentes, David Cid, y la expresidenta de la Cámara y líder de Junts, Laura Borràs, que fué recibida con pitos. 

Los sindicatos reciben con pitos a Laura Borràs / EUROPA PRESS

Críticas a Cambray

La manifestación, que ha arrancado a las 11 horas en la plaza Sant Jaume, ha aglutinado a sindicatos de educación y a la Mesa Sindical de Sanitat, formada por CATAC-CTS-IAC, CGT Alt Camp i Conca de Barberà, SAE, FTC-IAC, USOC, FAPIC, Organizadora Obrera Sindical (COS) y también Infermeres de Catalunya. Según las cantidades que ha aportado la Guarda Urbana a este medio, unas 6.500 personas se han juntado en una marcha que ha acabado en el Parlament. 

La portavoz del sindicato USTEC·STEs (IAC), Iolanda Segura, atiende a los medios durante una manifestación conjunta de sindicatos médicos y educativos catalanes, a 25 de enero de 2023 / EUROPA PRESS

La representante del sindicato USTEC·STEs, Iolanda Segura, atiende a los medios a lo largo de la manifestación / EUROPA PRESS

La representante de Ustec, Iolanda Segura, ha defendido la convocatoria de huelga por «los servicios públicos” y para reclamar la restauración de las condiciones laborales anteriores a los recortes. Además de esto, ha solicitado a la Conselleria de Educación recobrar el mes de julio para la capacitación del profesorado. Una reivindicación compartida por el resto de organizaciones como CCOO, UGT y Instructores de Secundaria

La unidad sindical, bajo riesgo

Por su lado, la asesora general de la Federación de Educación de CCOO, Teresa Esperabé, ha señalado que el conseller Josep Gonzàlez-Cambray tuvo 4 meses para enseñar proposiciones para revertir los recortes. En este sentido, ha sobre aviso de que los centros están desbordados y ha letrado por “regresar a la unidad sindical que tan buenos frutos dio”. 

Una de las manifestaciones convocada por sindicatos educativos, que han roto la unidad en la huelga de finales de enero / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Y sucede que la huelga didáctica de esta semana no nace con exactamente la misma cooperación de la que alardeaban hace meses. En verdad, los portavoces de ciertos sindicatos han expresado cierto malestar con Ustec, que convocó primero el paro sin tener el acompañamiento del resto y bajándose de las diálogos con la consejería. Unas acusaciones de las que se defienden: “Lo hicimos con la intención de ocasionar, se demostró que solo mueven ficha en el momento en que anuncias paros”, manifiestan en afirmaciones a Crónica Global. 

Cambray no hace autocrítica

Mientras que los enseñantes han salido nuevamente a las calles, el titular de Educación ha eludido llevar a cabo autocrítica siendo preguntado por la huelga en su campo. En la sesión de control del pleno de la Cámara catalana, Cambray ha asegurado que su Departamento «hizo todo lo que resulta posible para eludir» el paro. «Hemos revertido la enorme mayoría de recortes que teníamos en el sistema», ha añadido. 

El 'conseller' de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, durante una sesión plenaria en el Parlament / David Zorrakino - EUROPA PRESS

El ‘conseller’ de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, a lo largo de una sesión plenaria en el Parlament / David Zorrakino – EUROPA PRESS

Además de esto, ha sacado pecho de las resoluciones adoptadas en lo que transporta como conseller, como el progreso del calendario escolar. Cree que su administración va por el buen sendero para conseguir «la educación soñada» de cara a 2030 y ha asegurado que su deber es «revertir todos y cada uno de los recortes a lo largo de esta legislatura».