Las rebajas fiscales en materia energética han generado un ahorro a los impositores cercano a los 2.350 millones hasta agosto, de los que algo mucho más de 900 han vuelto a las arcas públicas