Los rusos no desean proceder a la guerra de Ucrania. Preferirían que fuesen Putin, sus en general, sus ministros y quienes se han metido en el avispero de esa «guerra relámpago» u «operación particular» que empezó el pasado 24 de febrero. La frontera con Georgia​​​​​​​ está colapsada y la demanda de vuelos hacia Estambul o Dubai ha causado que los billetes ronden los diez mil euros. Una parte de los trescientos mil reservistas tratan de huír de la leva. No tienen vocación de carne de cañón. Por segunda vez desde el instante en que empezó la invasión una cantidad enorme de personas se han manifestado en los centros de las primordiales ciudades. La policía rusa no se anda con contemplaciones. Se reportan unos 1.300 detenidos en las primeras horas.

Putin está colérico y esgrime aun el armamento nuclear. En medio de una escalada, las repúblicas títeres de Donetsk y Lugansk organizan referéndums de anexión a Rusia. Si son recuperadas por Ucrania Putin podría encender el botón nuclear al interpretar que el progreso ucraniano es un ataque contra la integridad territorial de Rusia. China comienza a desconectar de su aliado. Ucrania es el último Vietnam, el Afganistán de Putin, la trampa para elefantes donde ha caído convencido de que su novedosa Rusia es insuperable. Ya que no.

Hay incomodidad, miedo y malas previsiones en el destartalado bloque occidental frente a las amenazas de Putin, que afirma no ir de farol. ¿Antes sí? La izquierda que mira con simpatía a Rusia por el momento no afirma que el judío Zelenski, el presidente de Ucrania, sea un nazi. Con el esquema del viejo planeta, parecía evidente que el Ejercito Colorado aplastaría a los ucranianos en dos semanas. Tienen que corregir el tiro. Ucrania libra una guerra por su independencia, un razonamiento mucho más efectivo para batallar en la trincheras que fallecer por Putin en una tierra hermana.

Portada de ‘La Vanguardia’ del 22 de septiembre de 2022 / KIOSKO.NET

«Putin se enzarza en una escalada con la llamada a filas de 300.000 reservistas», apunta La Vanguardia de apertura. La crónica es del corresponsal en Moscú, Gonzalo Aragonés: «El presente enfrentamiento de Ucrania, que el planeta llama sin tapujos “guerra” y que aquí se ha bautizado con el eufemismo de “operación militar particular”, llamó ayer de pronto a la puerta de los rusos. Con un madrugador mensaje grabado en vídeo y publicado por televisión el presidente de Rusia, Vladímir Putin​​​​​​​, acabó de despertar a quienes proseguían pensando que los combates en el país vecino eran algo lejano, y dictaminó una “movilización parcial”, la primera en Rusia desde la Segunda Guerra Mundial, con la que desea mandar a batallar a 300.000 civiles registrados como reservistas. Los mucho más descontentos retaron las limitaciones de manifestación y salieron a la calle de múltiples ciudades para ponerse en contra a la resolución. La policía detuvo a mucho más de 1.300 personas».

Prosigue la parte: «Vladímir Putin llamó a la “movilización parcial” a los siete meses del enfrentamiento de Ucrania y en el momento en que Moscú pierde lote en el campo de guerra. Justificó su resolución en supuestas ignominias de Occidente, que, según él, “desea eliminar Rusia”. Putin acusó a los países occidentales de usar el “chantaje nuclear” y informó que Rusia tiene armamento bastante para contestar. El gobernante ruso concretó que van a estar obligados a ser útil en las fuerzas armadas de Rusia solo los ciudadanos que hoy en día están en la reserva y, “más que nada, esos que sirvieron en las filas de las fuerzas armadas y tienen alguna especialidad militar y una experiencia importante”. Entonces el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, apuntó que esta movilización no interfiere a los alumnos. La movilización parcial va a hacer que se llame a 300.000 hombres, ha dicho. Además de esto, el ministro reconoció 5.937 fallecidos en las filas del ejército ruso en la campaña militar en Ucrania».

Las estimaciones británicas y estadounidenses multiplican por diez el número de soldados rusos caídos a cuenta de la invasión. El desastre es absoluto, el Stalingrado de Putin. Se especula con la preparación de un golpe palaciego que suprima al autócrata. 

Actualidad nacional. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, de turismo en Novedosa York, pide al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, que saque sus zarpas de Cataluña. Los llamamientos del dirigente habitual al empresariado catalán escuecen al Govern, que no está presto a abandonar los 540 millones de euros que coge todos los años del impuesto de patrimonio. Hay que abonar «embajadetas», subvenciones y los viajes por el planeta de doña Victòria Alsina extendiendo las excelencias de la república nonata. 

Portada de 'La Razón' del 22 de septiembre de 2022 / KIOSKO.NET

Portada de ‘La Razón’ del 22 de septiembre de 2022 / KIOSKO.NET

En el Gobierno tampoco caen bien las rebajas fiscales para potentados que propugnan las taifas del PP y pondera la oportunidad de hacer un impuesto para enormes patrimonios, iniciativa que era de Tenemos la posibilidad de y en este momento, según La Razón, le ha «robado» Sánchez. De esta manera lo cuentan Ainhoa Martínez y Rocío Esteban: «En el Gobierno sitúan el enfrentamiento sobre el estado de la nación como un «punto de cambio» tras la derrota electoral en Andalucía. Pedro Sánchez cometió un giro a la izquierda desde la tribuna del Congreso de los Miembros del congreso de los diputados, apostando por gravar las ventajas expepcionales de la banca y las energéticas en un contexto de crisis global para fomentar «un reparto justo de las cargas» socias a exactamente la misma. El presidente lanzó el aviso sin haberlo consensuado antes con sus asociados de coalición, Unidas Tenemos la posibilidad de, que aplaudieron la medida. No tanto Yolanda Díaz, que vio como en el estreno de Agregar, el PSOE le quitaba una de sus primordiales banderas. La redistributiva. En este momento, en medio de una guerra fiscal, la situación se reitera».

Prosigue el artículo: «Moncloa busca contrarrestar el encontronazo de las rebajas impositivas que están desplegando los gobiernos autonómicos del PP en medio de una precampaña electoral. A la supresión del impuesto de Patrimonio en Andalucía se sumó ayer el aviso de Murcia de deflactar el 4,1% del IRPF y los socialistas no desean quedarse atrás. Procuran marcar la pauta, enfocando el ahínco fiscal sobre «los ricos y poderosos». En este contexto, la ministra de Hacienda abrazó ayer la iniciativa de un impuesto estatal a las considerables fortunas, un gravamen con el sello de Tenemos la posibilidad de, que hasta la actualidad había recibido el veto de la parte socialista. Específicamente, fue el mes pasado de junio en el momento en que el PSOE tumbó la toma en cuenta en el Congreso de la iniciativa de sus asociados en este sentido, que tenía el acompañamiento de la mayor parte de la investidura».

Política catalana. El movimiento civil, pacífico y festivo por el momento no es lo que era. La «revolución de las sonrisas» ha mutado. De los dientes al colmillo. La situación es enormemente inflamable entre las banderías independentistas, razón por la que «Junqueras recibe supervisión particular por la presión del independentismo extremista», según titula Crónica Global en su apertura. Redacta María Jesús Cañizares: «Los abucheos y los insultos que Oriol Junqueras, tal como otros líderes de ERC, recibió en los actos de la Diada venían anticipados de jornadas de tensión entre las distintas familias independentistas, y de un incremento de la agresividad en las comunidades hacia los republicanos. Por eso, conforme han informado a Crónica Global fuentes del ambiente del exvicepresidente catalán, los Mossos d’Esquadra dedicasen una supervisión particular para eludir daños mayores».

Sigue la nota: «Fuentes de la policía autonómica han rehusado “desmentir o corroborar” por seguridad que se haya producido un incremento de la supervisión en torno al exvicepresidente de la Generalitat, culpado por el referéndum del 1 de octubre de 2017. Sin embargo, comentan que es tarea de todos y cada uno de los cuerpos policiales “investigar ocasiones de peligro”, ya que “no es exactamente lo mismo la cobertura de un acto institucional que actos mucho más masivos”. Exactamente las mismas fuentes afirman que no se recibieron demandas por amenazas hacia Junqueras. Un radical que asimismo afirman desde ERC, que niega ningún cambio en la supervisión frecuente. Por contra, según pudo comprender este medio, se ha habilitado un sistema popular en el argot policial como “contravigilancia”, consistente en seguimientos a distancia de manera no invasiva».

Mucho más actualidad de ERC. Granuja va a ser candidato a la alcaldía de Santa Coloma siempre y cuando le dejen continuar con la poltrona del Congreso, ese ubicación en el que se iba a despedir en 18 meses y al que se aferra como un percebe. Es lo que enseña Javier Portillo en Vozpópuli: «ERC remata la candidatura de su representante en el Congreso de los Miembros del congreso de los diputados, Gabriel Granuja, a la alcaldía de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona, 120.000 pobladores), su ciudad natal que rige el PSC. Según ha conocido Vozpópuli, el partido del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, tiene sosprechada una asamblea el 8 de octubre para cerrar el ‘viaje’ del político catalán a su tierra anterior resolución de la militancia. Granuja, según la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, va a poder sostener su escaño en la Cámara Baja. Es mucho más, él mismo informó de que no le agradaría irse de la Carrera de San Jerónimo. «Si lo puedo compaginar con vivir, lo procuraré», espetó Granuja en el software 8televisión. La verdad es que tras la solicitud de ERC, que verbalizó Oriol Junqueras, hay fundamentos personales que le hicieron bien difícil ofrecer el salto. «Ya vivo en un AVE», ha dicho. Tal es así que el peso del personaje que se lo solicitó fué esencial: «Si me lo hubiese pedido algún otro [que no fuera Junqueras], ni me lo pensaría», resolvió».

En la contraparte independentista, esto es en Junts per Catalunya, los aspirantes locales de Jordi Turull se han impuesto a los de Borràs. Del artículo de Pedro Ruiz en El Nacional: «Junts per Catalunya dió a saber los desenlaces de las selecciones territoriales y de las corrientes ideológicas, valoraciones que se han festejado entre este lunes 20 y el martes 21 de septiembre, y estos dejan una conclusión clara: los aspirantes considerados mucho más cercanos al secretario general del partido, Jordi Turull, se han impuesto a los que simpatizan mucho más con la corriente de la presidenta de la capacitación, Laura Borràs​​​​​​​. En la veguería de Barcelona, ganó Joan Rodríguez con un 69,05% de los apoyos. El concejal del Municipio de Barcelona encarnaba la opción continuista y tenía el acompañamiento explícito de Xavier Trias que, por su parte, con este resultado, se allana su candidatura como alcaldable de la ciudad más importante de Catalunya. Con todo, el partido prosigue pendiente, entretanto, de lo que decida quien ahora fue alcalde de la región entre el 2011 y 2015. Así, Joan Rodríguez liderará la federación barcelonesa de Junts al haberse impuesto a Ivan Condes, que obtuvo el 27,86% de los votos de la militancia».

Y: «En el Penedès, había mucho más inquietudes sobre la corriente que podía ser ganador, ya que los ‘lauristas’ partían con mucho más opciones para imponerse en la votación. No obstante, su candidato, Robert Monzonis, tampoco va a ser quien encabezará la federación de Junts en el Penedès, sino el elegido es Xavier Vidiella, con el 47,48% de los sufragios. Por su lado, Monzonis ha reunido el 45,6% de los votos. La otra veguería donde asimismo se han festejado estos comicios territoriales es la de las Terres de l’Ebre, donde ha vencido con claridad Anabel Marcos (72,86%) en frente de la candidatura dirigida por Caritat Garcia (16,56%). En otras demarcaciones, no se hizo esta votación, ya que no había una candidatura opción alternativa a las que dirigen las presentes ejecutivas territoriales».

Portada de 'El Mundo' del 22 de septiembre de 2022 / KIOSKO.NET

Portada de ‘El Planeta’ del 22 de septiembre de 2022 / KIOSKO.NET

Deportes. Novedosa distribución en El Planeta del «Barçagate». Recibe Piqué, que no gana para desazones. El divorcio traumático, las revelaciones en El Confidencial sobre sus tratos con el presidente de la Federación, Rubiales, para llevarse la Supercopa de la Recopa a Arabia Saudita y en este momento estos papeles, unos e-mails sobre el hartazgo de la directiva de Bartomeu con el central de la Bonanova.

La historia viene con las firma Esteban Urreiztieta y Orfeo Suárez y comienza de este modo: «El Barcelona acusó a Gerard Piqué en un informe de adentro de ocasionar un «gravísimo perjuicio» al soliciar interaccionar a la entidad con sus negocios particulares. Los servicios jurídicos censuraron que el futbolista «antepusiera sus intereses a los del club»; «faltara al respeto» y creara un «enfrentamiento» de intereses al Barça. Pero asimismo estimó que el jugador no había tenido ningún reparo en «menoscabar» la imagen del presidente, de la organización o de sus directivos a favor de sus intereses de tipo económico personales. Es mucho más, se propuso la oportunidad de imponerle una sanción de «un 25% del salario de un mes, que podría subir a mucho más de 300.000 euros»».

Prosigue la parte: «El informe fue solicitado por Josep Maria Bartomeu y pertenece a la documentación requisada en los gadgets electrónicos por la investigación del Barçagate, a la que tuvo ingreso El Planeta. No obstante, como ocurrió en la situacion de la negociación con Messi, el poder de los futbolistas y el miedo a que pudiese elegir no proseguir en el club, como se puede ver en diferentes correos, impidió que el club tomara medidas severas en todos y cada uno de los campos en los que se hacía referencia a los probables enfrentamientos de intereses. La directiva que encabezaba Bartomeu reventó tras revisar de qué manera la compañía Kosmos, propiedad de Piqué, terminaba de generar para Movistar un reportaje protagonizado por el entonces jugador del Atlético de La capital española Antoine Griezmann. En exactamente el mismo, este explicaba por qué razón había rechazado al Barça y había decidido quedarse en el grupo rojiblanco tras recibir la primera oferta blaugrana».

El diario de Unedisa revela asimismo el último contrato del jugador, el stopper mejor comprado de todo el mundo, 142 millones salvajes por cinco temporadas. Unos quince kilogramos por año tras impuestos limpios de polvo y paja. Esto es, una pastizal en el banquillo.

22 de septiembre, santoral: Mauricio de Agauno y compañeros, Basila de Roma, Emeramo de Ratisbona, Emérita de Roma, Florencio, Ignacio de Sandone, Iraides virgen y mártir, Lautón de Coutances, Salaberga, Santino obispo y Silvano de Levroux.