Los shoppings catalanes podrían facturar un 10% mucho más que el año pasado en esta campaña navideña, como lo prevé la Conselleria de Compañía y Trabajo de la Generalitat de Cataluña.

La institución afirma que el número de personas contratadas se aproxima ahora a las cantidades de la Navidad del año 2019, la última antes de la pandemia

Previsión ilusionado

En expresiones del directivo general de Comercio, Jordi Torrades, el desarrollo de los meses de noviembre, diciembre y enero “puede ser útil para compensar la reducción de los márgenes comerciales que se proviene de la subida de los costos energéticos y de las mercancías”.

Torrades ve este intérvalo de tiempo “con ilusión más allá de la indecisión” y apunta que los establecimientos de equipamiento de la persona consiguieron retener un aumento del 12,4% con en comparación con mismo periodo de tiempo del año pasado. 

Usuarios reservados

Más allá de que las familias cuentan este año con un presupuesto levemente superior, el departamento asegura que el accionar de los usuarios es sensato debido al precio de la energía, la inestabilidad geopolítica, la inflación y el peligro de recesión

Por este motivo, esta va a ser una campaña navideña “marcada por la racionalización” y el beneficio de las promociones y ofertas. Se reducirá la compra por impulso y se priorizará el hogar sobre la restauración

Equilibrio en los canales de venta

Este año se muestra, además de esto, un mayor equilibrio entre los canales de venta digitales y los habituales, que detallan una alguna estabilización tras la pandemia.

El directivo de Comercio, no obstante, dejó claro que el y también-commerce prosigue en apogeo. Según datos del Idescat, un 57,1% de los catalanes ha comprado algún producto por internet en los últimos tres meses.