Los ultras del catalán se están cebando en este momento con una panadería Vivari. Tuiteros independentistas están llamando a denunciar al comercio de Barcelona por el hecho de que una de sus camareras atendió a un cliente individuo que aún no ha alcanzado la edad adulta en español y no en catalán. 

El tweet inicial del usuario contra Vivari / CG

Ocurre en las comunidades, donde el usuario Pol Isern (@polisern), de 16 años, aseguró en un hilo de Twitter que entre las trabajadoras del Vivari ubicado en la confluencia de las calles Ronda Sant Pere y call Bruc «no se excusó» por no comprender que solicitara un jugo de naranja en catalán. Tras ello, el cliente mantiene que solicitó una hoja de reclamaciones «y no se la brindaron», con lo que elevó el tono. 

«Demanda»

Tras su mensaje, distintos navegantes de la cibercomunidad nacionalista han apremiado al joven a «denunciar», así sea a CatalApp, la app de la Interfaz per la Llengua, famosa por espiar a los pequeños en los recreos de los institutos, o a la Generalitat de Cataluña. 

Otros han invitado al ciudadano a llamar a la Guarda Urbana de Barcelona, o a denunciar a la camarera frente a los gerentes de Vivari a fin de que estos tomen medidas. Asimismo han apremiado a defenestrar el negocio en Google plus a través de falsas críticas negativas. 

Defienden a la usada

Otro campo de tuiteros han salido en defensa de la usada, recordando que ámbas lenguas son cooficiales en Cataluña. También, han alertado al joven de que «está señalando la testera del lugar», lo que ven «lamentable». 

Por su parte, ciertos comentarios han advertido de que «la imposición [del catalán] crea rechazo», ocasionando el efecto opuesto al que procuraba el denunciante.