La última muerte de un agricultor de 75 años en Férez devolvió a los sucesos la triste situación de los trabajadores de edad avanzada que pierden la vida mientras que manejan sus tractores. Una situación que se ha agravado con creces en los últimos tres años.

Según datos oficiales recogidos por La Tribuna, a lo largo de la pandemia se causó en Albacete un repunte de accidentes fatales en los que se encontraba implicado un tractor. El peor año de la década es 2021, con tres labradores fallecidos y 2 heridos graves en nuestra provincia.

Entre 2013 y 2022 se generaron 13 accidentes de esta clase, con un cómputo de 14 muertos y 2 heridos. La edad media de las víctimas es de 75,8 años y en su enorme mayoría son hombres, puesto que solo uno es mujer.

La causa de prácticamente todos estos tristes hechos es exactamente la misma: el vuelco. Si nos centramos en la distribución territorial, observamos que mucho más de media parta de los accidentes (siete de 13) sucedieron en las sierras del Segura y Alcaraz, 2 regiones en especial montañosas, avejentadas y despobladas.

La evolución de las estadísticas durante la última década empieza con 2013, el segundo peor año de la última década, con 4 accidentes, todos ellos fatales. En 2014 solo se causó un incidente, y lo mismo ocurrió en 2015. Después, hay un vacío hasta 2020, un año en el que se causó un único incidente. 

De súbito, en 2021, segundo año de limitaciones pandémicas, llega un pico: cinco accidentes en un solo ejercicio, en Pozohondo, Letur, Yeste, Alcaraz y Hellín. En 2022, por el momento, solo un único incidente mortal ocurrido el pasado martes, en Férez.

(Mucho más información en la edición impresa o en la APP https://latribunadealbacete.promecal.es)