El juez deja en independencia a Miguel Ricart, entre los asesinos de la tres chicas de Alcàsser, detenido el pasado martes en un narcopiso de El Raval de Barcelona.

El juzgado de instrucción 18 de Barcelona, en funcionalidades de guarda, ha recibido el día de hoy a Ricart y a otro detenido. La juez, «ya que la Fiscalía no ha pedido ninguna medida y que los investigados han designado hogar y no constan antecedentes calculables, ha acordado la independencia provisional con obligación de comparecer quincenalmente en sede judicial para los 2 investigados», han explicado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en un aviso. Los detenidos se han acogido a su derecho a no declarar.

Delito contra la salud pública

La causa está abierta por un delito contra la salud pública y se han remitido al Juzgado de Instrucción 26 de Barcelona que tiene abierto el trámite y proseguirá con la investigación.

Ricart, de 53 años de edad, fue detenido el pasado martes en un narcopiso de la calle Aurora, donde los agentes intervinieron 26 gramos de cocaína, 7 gramos de heroína y pequeñas proporciones de hachís. Como publicó Crónica Global, la presencia del criminal resultaba molesta para los habitantes del bloque, que habían iniciado una campaña para echarlo. La presidenta de la red social afirma que el narcopiso llevaba andando un par de años en los que han “luchado” a fin de que lo clausuraran. “Había unas riñas terribles, se mataban a golpes”, ha dicho.

Ricart salió de la prisión el 29 de noviembre de 2013 tras haber cumplido 21 de los 170 años a los que fue sentenciado el 5 de septiembre de 1997 por el triple delito de tres pequeñas que, según él, no cometió. Ricart estuvo en sitio desconocido hasta el momento en que el pasado enero de 2021 fue detenido en una vivienda okupa en el distrito madrileño de San Isidro, asimismo frecuentado por toxicómanos.