JxCat ha anunciado en el Congreso enmiendas a la reforma del Código Penal que afectan al delito de malversación, entre aquéllas que se incluye su despenalización en el momento en que se derive de una acción política que se integre en un programa electoral. La representante de la capacitación en la Cámara Baja, Miriam Nogueras, ha justificado la idea al comprender que no es exactamente lo mismo que alguien se favorezca o favorezca a terceros con dinero público a que ese dinero sea usado para cumplir un programa electoral que no fué impugnado, aun si bien ese empleo sea considerado ilícito por un juez. Poco paseo democrático hay en deslegitimar a los jueces en el momento de estimar si una actuación es constitutiva de delito o no. Pero considerablemente más arriesgado piensa justificar una actuación sencillamente por estar incluida en un programa electoral. Alguno de ámbas vías sería un sumidero por el que el estado de Derecho se perdería en un poco tiempo.