El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) decidió multar al conjunto Monbus por los supuestos incumplimientos de la flota eléctrica del Aerobús, el autobús lanzadera que une Barcelona y el campo de aviación de El Prat gestionado por la compañía lugués. La sanción, calificada como un «incumplimiento grave» y valorada en 177.777,78 euros, se aprobará mañana en el último pleno del año del ente público. Más tarde, la concesionaria va a tener diez días para enseñar alegaciones.

Específicamente, la administración supramunicipal mantiene que la compañía ha infringido la longitud de paseo en modo eléctrico ofertada en la trama urbana y también incluida en la licitación que ganó en 2020. En un informe de la dirección del área de movilidad, transporte y sostenibilidad, el AMB mira que al tiempo que el volumen de km con autobuses verdes se fijó en 1.564 diarios, el Aerobús solo efectúa unos 500 km cada día.

Flota sostenible

Específicamente, a lo largo de la semana del 7 al 13 de noviembre de 2022 los seis automóviles eléctricos del Aerobús hicieron un total de 3.475 km que corresponden a 496 km diarios. Ello a pesar de que la unión temporal de compañías (UTE) que se realizó con la contrata, formada por tres enseñas de Monbus, se comprometió con un propósito tres ocasiones mucho más ambicioso.

En verdad, la transportista gallega alardeó de su flota formada por 33 buses híbridos y eléctricos de nueva generación estrenados para prestar el servicio de transfer, que en la etapa de Monbus se extendió a las 24 horas y todos y cada uno de los días del año. Hasta el momento, el autobús lanzadera se encontraba gestionado desde 2008 por TMB, Moventia y Tusgsal. Estos operadores terminaron sancionados por el tribunal de Defensa de la Rivalidad de la Autoridad Catalana de la Rivalidad (Antes de Cristo) por accionar como un cártel.

Imagen del Aerobús, el colectivo lanzadera al campo de aviación de El Prat / CG

Monbus no charla

«Apostamos por la optimización del servicio, con resoluciones de movilidad fundamentadas en la utilización de novedosas tecnologías, tanto para una ejecución de más calidad para los clientes para ser mucho más eficaces y prestar una movilidad mucho más sostenible y segura», manifestó en el mes de julio de 2021 Raúl López, presidente de Monbus. La compañía ha favorito no comentar esta sanción a cuestiones de Crónica Global.

No es el único traspié del Aerobús desde el momento en que cambió de operador. En el mes de julio, un análisis solicitado por el Centro Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada apuntó los errores de la página web del servicio de transfer, como no sugerir información en el mismo instante o carecer de traducción al alemán, francés y ruso, lenguajes de varios de los primordiales países que visitan la ciudad más importante catalana.

Raúl López, encausado

En Cataluña, Monbus asimismo trabaja el servicio de colectivo interurbano del Baix Llobregat, como explicó este medio, y también penetró asimismo en los servicios en los distritos de Horta y Gràcia en Barcelona, un encargo de poco mucho más de 30 millones que terminó sacando a Moventia.

Los del Aerobús no son los únicos incidentes para el conjunto: su presidente está acusado de los delitos de falsedad reportaje, blanqueo de capitales y de un delito contable continuado en el marco del caso Condor. La instrucción, ahora concluída, descubrió la vida de una presunta caja B enlazada a 2 compañías para evitar a Hacienda. El desarrollo prosigue su curso en el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG).