El español Rafael Nadal (1) superó una riguroso cita frente al joven inglés de 21 años Jack Draper por 7-5, 2-6, 6-4 y 6-1, tras tres horas y 40 minutos.

«El año pasado fue entre los campeonatos mucho más apasionantes de mi carrera, pero eso es el pasado. Precisaba esta victoria por el hecho de que en el último mes no había juntado ninguna. He jugado contra entre los oponentes mucho más peligrosos para una primera ronda», aseveró en la entrevista sobre la pista Rod Laver Arena a la conclusión del choque.

El vigente vencedor no ofreció su mejor repertorio, situación lógica para una primera ronda, pero supo padecer en instantes frágiles, como el desenlace del tercer equipo, para catapultar sus esperanzas de conseguir una exclusiva gesta a riberas del Yarra.

El de Manacor empezó resuelva con el primer servicio, con el que amontonó un 73% de primeros servicios en juego, que privaron a su contrincante de alguna oportunidad de rotura.

La lengua inglesa no se vio intimidado por la solidez de Nadal al saque y le forzó al vencedor de 23 enormes a apuntarse la manga inicial por un apretado 7-5.

El español no fue con la capacidad de sostener la calidad del servicio y descendió de un 83% a un 53% de puntos logrados con primeros servicios en un segundo parcial que caería del lado del joven Draper por un contundente 2-6.

Con el 0-2 desfavorable de este equipo, el cielo de Melbourne se obscureció y una rápida lluvia forzó a parar el choque a lo largo de diez minutos.

Nadal, que arrancó con un desfavorable 0-4, recobró brillantez en su tenis de acuerdo el sol se asomó sobre la pista central de la Rod Laver Arena, pero no fue bastante para socorrer una distancia tan amplia y extensa.

Con el comienzo del tercer equipo, la inmutabilidad de Draper se desvaneció y los primeros movimientos de inquietudes se apoderaron de una observación que procuraba su ‘box’ tras la tempranera rotura del balear.

No obstante, la contestación del británico fue rápida con el saque de Nadal, más allá de que este mejoró nuevamente sus porcentajes con primeros, y la igualdad se apoderó de un parcial que resultaría definitivo.

La experiencia se impuso en el instante mucho más especial del partido y el defensor de la corona le birló un saque a su contrincante con el 6-5 conveniente para ponerse 2-1 en el lumínico.

Pese a sus 15 años de diferencia, la lengua inglesa pagó las secuelas de una insuperable intensidad en todos los intercambios y padeció unas afecciones físicas que le impidieron ser útil al 100 por ciento y desplazarse en un equipo que caería del lado del español por un severo 6-1.

Fue la decimoséptima vez que el balear se clasificó a una segunda ronda en el Abierto de Australia, tal como la primera victoria en este 2023.

Se encarará al estadounidense Mackenzie McDonald, que por su lado se impuso a su compatriota Brandon Nakashima en un igualado choque que superó las 4 horas de duración y se decidió por un configurado 7-6(5), 7-6(1), 1-6, 6-7(10) y 6-4.

El balear se impuso en el único choque que sostuvieron por un claro por 6-1, 6-0 y 6-3 en la edición de 2020 de Roland Garros.