Una fina lluvia, que empezó unos 15 minutos antes de su actuación, no desanimó a los pertenecientes del sala de flamenco de la Facultad de Habitual, que esta tarde volvieron a llevar su Zambomba Flamenca a una animada Plaza del Altozano en las datas anteriores a la Navidad. 

Así como resaltaba entre las formadoras de ese habitual sala, Yaraví Serrano, «4 gotas no nos pararán». No lo hicieron, la precipitación cesó y la música retumbó por todo el centro de Albacete, una vez que saludasen a los presentes el frecuente Valeriano Belmonte, y el alcalde de Albacete, Emilio Sáez, quien deseó contentos fiestas a los presentes y se animó a sumarse al acompañamiento de músicos y vocalistas.

Fueron precisamente cien personas, entre voces, guitarristas y percusionistas, quienes han tomado parte en esa animada interpretación de las canciones propias de estas datas festivas con un toque flamenco, al paso de rumbas o bulerías.

La Zambomba Flamenca es una recreación de las asambleas familiares navideñas, en las que allegados y amigos se animaban a tocar y cantar cerca de una hoguera. Ayer no hubo fuego, pero sí se recreó con luces LED y no faltó la mesa con las viandas y licores habituales. Cerca de ella se dispusieron estudiantes de cante, copla o guitarra para interpretar primero el mucho más que habitual Los peces en el río, seguido de muchas otras creaciones populares. 

Pasada la lluvia, el público fue incrementando y varios de los ayudantes se animaron asimismo a cantar, ayudados por los folletos con las letras que repartió la Facultad Habitual.