La marca de tendencia Nude Project va a cerrar 2022 con una facturación mayor a los 11 millones de euros, lo que piensa multiplicar por 4 la cifra del ejercicio previo. Este desarrollo se fundamenta esencialmente en su y también-commerce, que forma el primordial canal de distribución de la compañía, tal como su intensa campaña de márketing en comunidades.

Además de esto, la firma de ropa urbana comenzará su internacionalización trasladando su Nude Tour a países como Portugal, Italia y Alemania. En suma, la compañía espera cerrar 2023 con mucho más de siete paradas fuera de España en el marco de su da un giro.

Proyectos de expansión 

Por otra parte, proseguirá con su plan de aperturas de tiendas físicas en ciudades como Valencia –donde el pasado sábado abrieron un lugar– y Barcelona.

Tres años tras su creación, Bruno Casanovas, cofundador y codirector general de la compañía al lado de Álex Benlloch, hizo cómputo del último ejercicio: “Nude Project nació por una necesidad puesto que no hallábamos una marca de streetwear de referencia, pero en este momento vemos que era algo compartido, prácticamente generacional, y atribuimos una gran parte del desarrollo a esta necesidad compartida».