Pelé, el rey que cambió el fútbol

En el momento en que 2022 sufría, Pelé se despidió para toda la vida. El día 29 de diciembre, a unos cuantos jornadas de 2023, un cáncer de colón terminó con la vida del que probablemente fué el más destacable jugador de la historia. El enfrentamiento va a ser eterno: Diego Maradona, Johan Cruyff, Alfredo Di Stéfano y Lionel Messi siempre y en todo momento van a ser los aspirantes para quitar el trono a un hombre que cambió el fútbol para toda la vida con su irrupción en el Mundial de Suecia 1958 con solo 17 años.

La FIFA le consagró como el más destacable jugador del siglo XX y lideró a a la mejor selección de todas y cada una, Brasil, que encadenó tres Mundiales en 4 ediciones (1958, 1962 y 1970). Jugador del Beatos desde 1956 (comenzó con 15 años), marcó 1.280 tantos entre amistosos y partidos oficiales hasta 1977, año de su retirada en el Cosmos. Ganó seis ligas de Brasil, 2 Libertadores y 2 Intercontinentales, pero sobre todos y cada uno de los títulos fue un icono que con su ‘jogo bonito’ cambió el estilo de su selección y asombró al planeta con momentos refulgentes: para el recuerdo, han quedado su ‘no gol’ a Uruguay en México 1970; el gol de la placa al Flamengo en 1961; el increíble tanto en la final frente Suecia en 1958; o la diana de los 4 sombreros al Juventus en un amistoso en 1959. Son solo ciertos ejemplos de la excelencia de un jugador irreproducible.

Paco Gento, el hombre de las seis Copas de Europa

Entre los primeros muertos consagrados de 2022 fue Francisco Gento. El 18 de enero, con 88 años, el Real La capital española perdió a uno de distintivos históricos que formó una parte de la enorme generación de nombres que impulsó al club blanco en los años cincuenta. Al lado de Alfredo Di Stéfano, Férenc Puskás, Héctor Rial, Raymond Kopa o Luis del Sol, participó en las cinco primeras Copas de Europa que logró entre 1956 y 1960. Después, en 1966, añadió la última, la sexta, y, hasta este día, absolutamente nadie ha igualado esa marca.

Gento jugó un total de 18 temporadas en el Real La capital española. Se retiró en 1971 tras pasear su agilidad insuperable y su zurda refulgente por todo el mundo. Disputó sin éxito con España 2 Mundiales (Chile 1962 y también Inglaterra 1966) y ganó la Eurocopa de 1964. Y, aparte de sus seis Copas de Europa, levantó 12 Ligas, una Intercontinental y 2 Copas. Presidente de Honor del Real La capital española desde 2016, Gento, entre los últimos representantes vivos de la temporada dorada de la entidad madridista, dejó prácticamente huérfano de mitos de temporadas pasadas al grupo encabezado por Florentino Pérez.

Uwe Seeler, el enorme jugador alemán que se quedó sin Mundial

Historia de historia legendaria del Hamburgo, club en el que anotó 496 tantos en 582 partidos, y de la selección de la República Federal de Alemania, Uwe Seeler fue entre las primordiales figuras de su país en la etapa posterior a la Segunda Guerra Mundial. Delantero insaciable y también inexorable, se quedó a las puertas de ganar una Copa del Planeta en múltiples oportunidades, tanto en los campeonatos que disputó como en los que no.

Seeler jugó su primer Mundial en Suecia 1958, 4 años una vez que Alemania ganara su primer torneo tras asombrar a la enorme Hungría de Puskas en Suiza 1954. Llegó tarde para sumarse a la generación ganadora y en su debut mundialista terminó en la cuarta situación. En Chile 1962, Alemania no pasó de cuartos de final y en Inglaterra 1966 se quedó a las puertas tras perder el título en frente de los anfitriones. Su último intento, en México 1970, terminó en semifinales con el mítico partido del siglo que perdió frente Italia en una prórroga increíble (4-3). Se retiró en 1972 y, un par de años después, en el Mundial de Alemania 1974, el mezclado germano, al fin, logró su segundo título.

Txetxu Colorado, historia de historia legendaria leal del Athletic

Hombre leal a una remera, la del Athletic, Txetxu Colorado amontonó honores en el club de sus amores entre 1965 y 1982, años en los que se transformó en una historia de historia legendaria y en los que fue leal sin grietas a un aparato en el que amontonó 547 partidos, solo superado por José Ángel Iribar. Colorado jamás cambió de aparato. Comenzó y se retiró en el Athletic, lugar desde el que dio al salto a la selección de españa, que gozó hasta en 16 oportunidades de la deliciosa zurda del medio bilbaíno.

En la grada de San Mamés siempre y en todo momento recordarán a un líder de la banda izquierda que llegó a conformar una línea de ataque muy habitual, en su primera temporada, al lado de Argoitia, Uriarte, Arieta II y Clemente. Después, sus compañeros fueron dejando al Athletic y Dani, Carlos y Churruca se transformaron en sus socios. Al lado de todos ellos, logró 2 Copas, y los subcampeonatos de la UEFA en 1977 y de la Liga en 1970. Después, como entrenador, dirigió al propio Athletic, al Celta, al Osasuna, al Lleida, al Salamanca, al Zaragoza y al Rayo Vallecano, el último club que gozó en 2004 de la sabiduría de Txetxu Colorado, siempre y en todo momento leal a los tonos de su historia: el colorado y el blanco.

José Manuel Llaneza, la maquinaria del submarino

El Villarreal se quedó sin un hombre muy amado y clave en la construcción del enorme club que en este momento alardea de una historia esencial. El 20 de octubre, una leucemia se llevó a José Manuel Llaneza, un histórico del grupo castellonense que inició su relación con el Villarreal en 1993, en el momento en que entró a ser parte del consejo de administración.

En 1997 facilitó la llegada de Fernando Roig a la presidencia y al lado de él edificó los cimientos que de un aparato que pasó de jugar en Segunda División a ser vencedor de la Liga Europa. Eterno vicepresidente del submarino amarillo, a lo largo de mucho más de 2 décadas fue su alma y suya fue la culpa de que nombres como Forlán, Palermo o Riquelme pasearan su arte por el Estadio de la Cerámica. El Villarreal se quedó sin uno de sus referentes mucho más estimados.

Freddy Rincón, histórico de Colombia

A los 55 años, el 13 de abril, un mortal incidente de tráfico terminó con la vida del colombiano Freddy Rincón, refulgente futbolista de la selección de su país en la generación de los noventa y que probó sin éxito suerte en el Real La capital de españa. Nativo de agosto de 1966, participó en tres Mundiales (Italia 1990, USA 1994 y Francia 1998) y en el primero de ellos marcó entre los tantos mucho más conmemorados en la crónica de Colombia: batió a Bodo Illgner y selló un 1-1 frente Alemania que clasificó a su país para los octavos de final.

Compartió generación con nombres como Carlos Valderrama, René Higuita o Andrés Escobar y amontonó 70 partidos de todo el mundo en los que marcó 14 tantos. Además de esto, jugó en siete clubes (América de Cali, Palmeiras, Nápoles, Real La capital española, Corinthians, Beatos y Cruzeiro) y ganó exactamente los mismos títulos (una Copa y una Liga colombiana, 2 torneos paulistas, 2 ligas brasileiras y un Mundial de Clubes). Su mayor decepción la vivió en el Real La capital de españa, en el curso 1994/95, donde bajo el mando de Jorge Valdano y de Arsenio Iglesias no logró amoldarse. Después, se transformó en un ídolo del Corinthians, que incluyó a Rincón en su Recorrido de la Popularidad.

Mino Raiola, el enorme gerente

A los 54 años, el genio de Mino Raiola se apagó. Duró unas décadas, pero el gerente italiano tuvo tiempo para comprender que los players debían ser considerablemente más que una parte que formaba una parte del engranaje del fútbol. Para él, debían ser un elemento de deseo por los que había que abonar lo que sea. Formó una parte de la generación de nombres como Jorge Mendes o Jonathan Barnett y llegó a representar a nombres como Erling Haaland, Zlatan Ibrahimovic, Paul Pogba, Mario Balotelli o Marco Verratti. Durante su trayectoria, logró comisiones millonarias. En el final, una patología en los pulmones, ha podido con él.

Chalana y Gomes, 2 artistas del fútbol portugués

Tras la retirada de Eusebio (1978) y antes de la irrupción de Paulo Futre (1983), aparecieron 2 players que brindaron visibilidad al fútbol portugués: Fernando Chalana y Fernando Gomes. El primero, radical del Benfica, fue entre las estrellas de su país por su capacidad y fuerza con las que llegó a su cenit en la Eurocopa de Francia 1984. El segundo, en el Oporto, era un delantero de primer nivel que, aparte de ser el máximo goleador histórico de su club, logró 2 Botas de Oro (1983 y 1985). Los dos, murieron en 2022 y dejaron a Portugal sin 2 hombres clave en la era articulo Eusebio y pre Futre. Después, llegarían Figo y Católico para seguir el legado de un país que despidió con lágrimas a los dos.

El adiós de históricos de los Mundiales

En 2022 asimismo perdieron la vida históricos futbolistas de todo el mundo como el neerlandés Wim Jansen, que perdió 2 finales (Alemania 1974 y Argentina 1978) con de los mejores equipos de la historia: los Países Bajos de Johan Cruyff. Murió el 25 de enero; sí tuvo mucho más suerte Jürgen Grabowski, que en 1974, el día de su cumpleaños, ganó la Copa del Planeta con Alemania. Murió el 10 de marzo. Y otro que ganó un Mundial, George Cohen, murió el 23 de diciembre a los 83 años. Histórico del Fulham, festejó la consecución de la Copa del Planeta con Inglaterra en 1966. Jugó todos y cada uno de los minutos de la final en frente de Alemania Federal

Mihajlovic, ¿el más destacable lanzador de faltas de la historia?

Una leucemia terminó con la vida del balcánico Sinisa Mihajlovic. A los 53 años, el 16 de diciembre, desapareció entre los players que quizá haya sido el más destacable lanzador de faltas de la historia. Con un cañón teledirigido en su pierna izquierda, Mihajlovic, entre 1988 y 2006, en siete clubes (Vojvodina, Estrella Roja, Roma, Sampdoria, Lazio y también Inter), marcó hasta 66 tantos. Su eficiencia a balón parado, era visible: de los 38 tantos que logró en la Serie A, 28 fueron de falta. En su palmarés resaltan, aparte de 12 títulos nacionales, la Copa de Europa y la Intercontinental que logró con el Estrella Roja en 1991.