La patronal catalana Pimec ha apremiado este miércoles al Gobierno a «apresurar todos y cada uno de los mecanismos» para utilizar ahora las medidas previstas por la Unión Europea que asistan a las pequeñas y medianas compañías a realizar en oposición al encarecimiento de las facturas energéticas.

Una vez que este miércoles haya tenido rincón una asamblea informal excepcional del instituto de comisarios para discutir sobre energía, Pimec ha pedido al Ejecutivo central que se prepare para fijar temporalmente y inusual un precio para el suministro de electricidad a las micro, pequeñas y medianas compañías desde el 1 de diciembre.

Limitar los costes

Al mismo tiempo, Pimec ofrece 2 medidas que considera «básicas y urgentes»: limitar el gas a 50 euros por megavatio hora (MWh) y limitar las tecnologías eléctricas inframarginales (nuclear, hidroeléctrica y renovables sin primas) a 60 euros/MWh.

Por otra parte, la patronal valora «de forma positiva» la fijación de una contribución caritativa obligatoria temporal sobre los resultados positivos de las compañías que trabajan en el campo del petróleo crudo, el gas natural, el carbón y la refinería.

Además de esto, Pimec ten en cuenta que la mitad de las pequeñas y medianas empresas están bajo riesgo de viabilidad, razón por la que solicitan esa aceleración en la adaptación de las medidas.