Protección Civil pide “extremar la prudencia” el martes frente a la llegada de la borrasca Gerard, que dejará vientos intensos en el territorio catalán. Además de esto, sostiene en etapa de alarma el plan particular de urgencias por peligro de viento (Ventcat).

Si bien el primer día de la semana el viento es menos profundo de lo sosprechado, el martes se estima que el fenómeno se intensifique en toda Cataluña, en especial en las regiones centrales y del litoral y prelitoral de Barcelona y Tarragona.

Solicitan extremar las cautelas

En un aviso Protección Civil advierte que el viento va a ser “fuerte, con ráfagas superiores a 70 km por hora, más que nada al mediodía, en regiones y ciudades donde no es frecuente esta situación, con lo que es requisito extremar las cautelas«.

Protección Civil ha instado a sacar todos y cada uno de los elementos «susceptibles de caer a la vía pública» desde balcones, terrazas, azoteas y otros elementos superiores, tal como garantizar esos que no se tienen la posibilidad de sacar. Aconsejan eludir situarse en sitios de peligro, como zonas de árboles o cerca de muros, que podrían ceder con el viento.

Mala mar y bajas temperaturas

El primer día de la semana a mediodía se ha habilitado asimismo una alarma por fuerte oleaje que afectará el martes a todo el litoral catalán, salvo en l’Alt Empordà. Las olas van a poder sobrepasar los 4 metros de altura, con lo que Protección Civil solicita no arrimarse a zonas donde rompan las olas.

La borrasca Gerard dejará desde el miércoles una bajada extendida de las temperaturas, de entre cinco y ocho grados. «Las temperaturas van a ser bajas en toda Cataluña con heladas, más que nada a la noche y madrugada dentro de Catalunya, con lo que va a haber que extremar las cautelas en la conducción«, han sostenido.