Nuevo golpe de efecto de Repsol en el campo de las energías renovables. La compañía se hizo con entre las carteras mucho más interesantes de las que se encontraba en el mercado, la de Asterion Energies, en una operación que va a suponer un desembolso inicial de 560 millones de euros en lugar de una cartera de 7.700 megavatios (MW) ‘verdes’.

La adquisición dejará además de esto a Repsol ingresar en los mercados de renovables de Italia y Francia, donde está ubicado el 16% de la cartera del fondo. 

Objetivos estratégicos

La compañía que encabeza Antonio Brufau ahora tiene activos de bajas emisiones en el exterior, singularmente en Portugal pero asimismo en EEUU y Chile.

La operación piensa un paso esencial a fin de que Repsol alcance el propósito fijado en su plan estratégico de llegar a 2025 con una aptitud instalada de 6.000 MW en energías limpias. En el horizonte de 2030, Repsol quiere subir esta cantidad hasta 20.000 MW. 

Fotovoltaica y eólica

Cerca de 2 tercios de la cartera de Asterion Energies se ajusta a energía fotovoltaica, si bien son los 2.800 MW eólicos que en este momento pasaron a manos de Repsol los que están mucho más próximos a su entrada en servicio. Específicamente, 2.500 MW están en adelantado estado de avance o construcción. 

Minutos tras comenzar la sesión, Repsol exhibe rápidos adelantos en el Ibex 35, cuya cotización exhibe descensos cercanos al punto porcentual.

(NOTICIA EN AMPLIACIÓN)