La disco Sutton actuó con suma celeridad tras tener conocimiento de una presunta agresión sexual por la parte del exfutbolista del Barça Dani Alves a una mujer dentro de la salón.

El plantel de seguridad activó el protocolo No Callem, elaborado en conjunto entre los locales de ocio nocturno y el Municipio de Barcelona, y acompañó y resguardó a la víctima hasta la llegada de los Mossos d’Esquadra.

Mientras que la mujer era atendida en un espacio seguro, el plantel procuró al presunto atacante por la salón si bien sin éxito, ya que, así como confirmó el directivo, Robert Massanet, ahora había descuidado el local. La Federación Catalana de Locales de Ocio Nocturno (Fecalon) puso en valor el seguir de los usados de la conocida disco por su atención a la víctima.