Pese a ser una día donde hay muchas personas en las calles y en los establecimientos de hostelería de la región, la verdad es que la Nochebuena resultó apacible para los agentes de la Policía Local, ya que no se asentaron incidencias de gravedad. El jefe de la Policía Local, Pascual Martínez, en afirmaciones a La Tribuna de Albacete, ha señalado el buen accionar de la ciudadanía. «La Nochebuena hizo honor a su nombre, fué una aceptable noche. De nuevo la ciudadanía de este concejo se merece lo que tiene en las celebraciones, que es bastante mérito, pues su accionar es ejemplar».

En todo caso, si bien las incidencias fueron escasas y ninguna de gravedad, el trabajo no les faltó a los agentes de la Policía. Entre otras muchas cosas, los policías sancionaron a los dueños de 4 establecimientos, por sobrepasar el aforo máximo tolerado, tres de los locales sancionados están en la calle Concepción y el cuarto en la calle Marzo. Además de esto asimismo se sancionó a un lugar de la calle Concepción, por ocasionar afecciones por estruendos, ya que estaba con las puertas abiertas.

El inconveniente del estruendos asimismo afectó a los particulares, ya que 4 ciudadanos fueron multados por ocasionar afecciones a sus vecinos, con celebraciones exageradamente estruendosas, en diversos puntos de la región, como la calle Burgos, la plaza Miguel Ángel Blanco o la calle Agustina de Aragón.

En lo que al capítulo de tráfico tiene relación, solo se registró un incidente de tráfico, que sucedió cerca de las seis de la mañana, en la calle Padre De roma, en el que únicamente se generaron daños materiales. El conductor implicado iba bajo los efectos del alcohol. En todo caso, si bien en los días anteriores a la Nochebuena se sorprendió a múltiples conductores bajo los efectos del alcohol, la verdad es que la pasada madrugada ese fue el único positivo detectado, más allá de que los agentes controlaron a un total de 60 automóviles, en un control que se hizo a ámbas de la madrugada.

No obstante, el alcohol si que ocasionó ciertos inconvenientes, ya que tres ciudadanos debieron ser trasladados, a lo largo de la madrugada, al servicio de Emergencias del Hospital General Universitario por una ingesta excesiva de bebidas espirituosas. Además de esto en entre los casos una de la gente ebrias asimismo había consumido estupefacientes y los agentes le requisaron una substancia, que supuestamente parecía mariguana y que deberá ser analizada.

Ahora por la mañana, en concreto a las ocho, se trasladó a otra persona al hospital, por una ingesta excesiva de alcohol. Por otro lado, a las 7,30 horas se encontró a un individuo muy modificada y combativa, que asimismo fue trasladada al servicio de Emergencias del Hospital General Universitario.

En lo que se refiere a riñas, los agentes no advirtieron ninguna, algo con lo que se mostraba muy satisfecho el jefe de la Policía Local, que recordaba la considerable suma de personas que había ayer en las calles de la región, singularmente antes de la hora de la cena.