La Audiencia Provincial de Cuenca evalúa desde este jueves a un hombre de 32 años para el que la Fiscalía solicita diez años de prisión, ocho de independencia observada y una indemnización de 10.000 euros por un delito de agresión sexual cometido en 2020 sobre su vecina.

Además de esto, la Fiscalía asimismo solicita detallar una orden de alejamiento de 200 metros a lo largo de los ocho años de independencia observada.

El atacante llamó a la puerta y se abalanzó sobre su vecina 

Según recopila el escrito de acusación, al que tuvo ingreso EFE, el acusado llamó a la puerta de su vecina a las 5:30 horas del 15 de agosto de 2020.

En el momento en que esta le abrió, «se abalanzó sobre exactamente la misma, y con intención de agradar su deseo sexual, la tiró sobre el sofá, le subió el vestido» y le hirió sexualmente.

Todo ello más allá de la resistencia que ofrecía la víctima, que según la Fiscalía ha precisado atención sicológica por agobio postraumático tras los hechos.

La Fiscalía asimismo pide que a lo largo de la prueba testifical de la agredida “se adopten las medidas pertinentes para eludir el confrontamiento visual entre la testigo y el procesado”.

Apunta además que el acusado fué culpado ejecutoriamente en 2016 por demanda falsa, y en 2017 por un delito contra la salud pública.