La transportista andaluza divide su aval en 2 y lo confía a una compañía de la isla que fue paraíso fiscal hasta 2019: hay 4 millones de euros públicos en juego