En pleno enfrentamiento con los VTC y Free Now, Élite Taxi ha conminado con cargarse la movilidad en Barcelona si la Administración no se pliega a sus solicitudes. Esta vez, la entidad dirigida por Tito Álvarez puso en el ojo de mira a la feria tecnológica ISE, la antesala del Mobile World Congress, que asimismo amagó con boicotear hace dos semanas.

Los políticos no tienen la posibilidad de ni tienen que arrugarse frente a una organización que ejerce el chantaje en las calles –y hay que rememorar que el taxi presta un servicio público– toda vez que no se atienden sus necesidades.