El concejal de Urbanismo, José Pablo Sabrido, informó este viernes del comienzo del expediente para la contratación de las proyectos de restauración del parque arqueológico de la Vega Baja, una actuación que tiene un presupuesto de 824.505 euros para la puesta en valor y el adecentamiento para empleo y disfrute de los toledanos de un espacio de 28.000 m2.

«No podía proseguir en estado de abandono»

Sabrido ha señalado que hablamos de una primera intervención fruto del deber conseguido por el aparato de Gobierno de Milagros Tolón, “pues la Vega Baja no podía proseguir en el estado de abandono en el que estaba ya hace mucho más de 20 años”.

Este deber, ha recordado el asimismo vicealcalde, cristalizó en la firma de un convenio de colaboración entre el Municipio, la Junta y el Ministerio de Cultura para la protección de la Vega Baja y el avance de intervenciones para su restauración y puesta en valor que se específica en este momento en esta primera intervención con una inversión mayor a los 800.000 euros.

Sabrido ha recordado las “expresiones de incredulidad” y las inquietudes que se propusieron entonces por ciertos conjuntos políticos y que quedan en este momento disipadas por la puesta en marcha de este emprendimiento, cuya financiación procede del Ministerio de Cultura (500.000 euros) y del Municipio (324.000 euros), explicó el concejal, quien ha señalado asimismo las comodidades y la colaboración de la Junta de Comunidades en la tramitación del emprendimiento.

Restauración de restos, caminos, carril bicicleta…

“Este es un primer paso real”, ha manifestado Sabrido, quien ha precisado que en esta primera intervención está sosprechado accionar en 28.000 m2 ubicados al lado de la Senda de las Moreras con un emprendimiento que incluye la restauración de los restos arqueológico allí que ya están y su puesta en valor, caminos peatonales, carril bicicleta, avisos informativos sobre los vestigios y el pasado visigodo de Toledo y árboles y zonas verdes allí donde resulte posible sin que afecte al patrimonio arqueológico.

Sabrido ha señalado que las proyectos podrían empezar en un par de meses, siendo el intérvalo de tiempo de ejecución sosprechado de cinco meses desde el principio de los trabajos.