El candidato por Junts a la alcaldía de Barcelona Xavier Trias desveló que va a hacer una lista “cremallera” y anunció que la número 2 va a ser Neus Munté y su número tres va a ser Jordi Martí. “Son mi gente, han picado piedra”, expresó. Desde Martí, cinco de cada 10 van a ser mujeres, “eso va a misa”, ha asegurado.

El alcaldable reveló en una entrevista en Cafè d’Idees que mencionó con Santi Vila, pero que no va a ir en su lista. “Ni él ni yo nos encontramos apasionados. No se lo he pedido, lo que le solicito es que no se presente”, ha bromeado. Lo mismo va a hacer con Sandro Rosell, con quien todavía no tuvo ocasión de charlar pero lo va a hacer en los próximos días para solicitarle que no se presente a las municipales. Tampoco incorporará con Jaume Alonso-Cuevillas, a quien ha publicado un dardo: “Cuevillas no va a ir en mi lista. Hay personas que no puede ir en mi lista pues es gente que intenta ser el número uno, y el número uno soy yo. Todos tenemos que proceder a una y tener filosofía de aparato”.

«Asimismo soy el candidato del PDECat»

Trias ha subrayado, además de esto, que se presentará como candidato de Junts pero asimismo del PDECat. “No nos presentaremos en coalición”, ha aclarado, pero ha amado dejar en claro que desea presentarse asimismo como el candidato del partido en el que militó de manera «anormal» hasta octubre.

El candidato por Junts expresó que no cierra la puerta a un pacto con ERC, pero duda que Ernest Maragall esté preparado tras su acercamiento a los Recurrentes. No obstante, critica los apoyos entre fuerzas que, a su parecer, “no tienen objetivos recurrentes”. “Después pasa lo que sucede en Barcelona, donde no está claro el emprendimiento de localidad”, expresó. “Ellos comentan que son los partidos sociales, pero no me canso de decir que luchar contra la pobreza no es ofrecer subvenciones, es hacer actividad económica en la localidad”.

«No va a ser un ‘revival'»

Si llega a la alcaldía afirma que le va a dar un impulso nuevo a la localidad, pero “no va a ser un revival” de lo que fue su orden. Entre las medidas que hará va a ser terminar con las proyectos de la Diagonal para juntar los 2 tramos del tranvía. “Quien lo puso en la picota es la regidora. Por el hecho de que la línea X1 de autobús ahora cruza la localidad. ¿En este momento vamos a alzar la Diagonal, con lo que eso cuesta? Una infraestructura dura es bien difícil de proteger en el momento en que ahora hay buses eléctricos, que tampoco contaminan”, ha criticado.

Asimismo ha criticado a los gobiernos municipales que han expulsado los inconvenientes sociales hacia los ayuntamientos lindantes como Sant Adrià de Besòs. Además de esto expresó que no va a ayudar al “anticolau, si bien la regidora desee unas selecciones Trias-Colau”. La ha acusado de encasillarlo en la derecha, si bien él, afirma, no se sintió jamás en ese radical del expectro político. Lo que sí ha aclarado es que en cualquier referéndum votará en pos de la independencia. “Me hicieron independentista. Soy soberanista y más que nada, estoy en oposición a la dependencia. Cataluña tiene una dependencia humillante en el instante de hoy que pide que el Gobierno central tenga otra actitud.”