Un 50,4% de los ciudadanos de Barcelona piensa que la administración del Municipio es “mala o malísima”, según ha señalado el barómetro municipal. Como ha adelantado Metropoli Abierta, únicamente un 35% de los barceloneses considera que es buena.

La encuesta, además de esto, regresa a ubicar la inseguridad y la limpieza como los 2 primordiales inconvenientes de los vecinos. Un 24,8% y un 15,8% piensan que lo son, respectivamente. Les proseguirían el ingreso a la vivienda (7,6%) y la administración de la política municipal (6,6%). 

La percepción de la imagen de la región

El barómetro, que tuvo presente las entrevistas telefónicas efectuadas a 800 ciudadanos, asimismo ha mostrado un prominente descontento con la administración de la Generalitat (un 48,4% considera que es mala, al paso que un 31,3% la considera buena) y el Gobierno (un 50,1% piensa que lo realiza mal y únicamente un 31% afirma lo opuesto). 

Por su lado, una extensa mayoría del 66,4% de los ciudadanos siente que la imagen de Barcelona ha empeorado y únicamente un 53,6% piensa que va a mejorar más adelante. Igualmente fatalista es la percepción de la economía, ya que un 63,1% de los ciudadanos de Barcelona piensa que esta ha empeorado y prácticamente la mitad (un 49,%) manifiesta que esto se vió reflejado en la economía de su hogar.  

«Dicotomía» entre la percepción y los datos

En la rueda de prensa donde se han anunciado los datos, el concejal de Presidencia, Jordi Martí, aseguró que el último barómetro del orden refleja “una dicotomía” entre la percepción de los barceloneses y los datos objetivos. Según él, estos últimos patentizan una inclinación efectiva en cuestiones económicas y de seguridad.

Según Martí, tanto la actividad delincuencial como la limpieza (pese a los inconvenientes en la implementación del nuevo contrato) están en una situación “mejor” a la registrada en 2019, y afirma que, por ende, “es un reto esencial producir y trasmitir esta seguridad y seguridad”.