El exdirector de la mayor compañía pública de la Generalitat recoloca a su mano derecha: absolutamente nadie conoce cuánto cobra ni cuál es su currículo