La Supercopa de España la están dominando los porteros. El belga Thibaut Courtois mantuvo al Real La capital de españa contra el Valencia y la lengua alemana Marc-Andre Ter Stegen respondió con otra enorme actuación, deteniendo 2 penaltis en la tanda en oposición al Betis (2-4) tras un empate a 2 tantos para ofrecerle a Arabia Saudita su primer tradicional en una final.

Ha dicho Xavi Hérnández en la anterior que la clave del partido iba a ser quién disponía mucho más del balón y se apreciaron estas advertencias en la primera media hora de partido, donde el Barcelona dominó el esférico y birlaba con sencillez frente a un Betis que tardó en acoplarse en el lote de juego del estadio Rey Fahd.

Eso sí, informó de los inconvenientes que después iba a tener en defensa el grupo blaugrana, al que no se le apreció que llegó a la Supercopa de España siendo el aparato menos goleado en la competición doméstica, con 6 muchos encajados, de las cinco enormes Ligas.

Un pase flojo atrás del francés Jules Kounde estuvo cerca de aprovecharlo su compatriota Nabil Fekir, pero el uruguayo Ronald Araujo llegó veloz para quitarle el balón por detrás en el momento en que Fekir tenía ahora superado al alemán Marc-Andre Ter Stegen.

Reaccionó veloz el Barça, un minuto después, y en el 23 se adelantó en el marcador, pero el tanto no terminó reflejándose en el lumínico. El gol del español Pedri se anuló por un fuera de juego milimétrico del brasileiro Raphinha, el creador del pase, señalado tras la intervención de la tecnología del fuera de juego semiautomático, estrenada en una competición de españa en esta Supercopa.

Festejaron los de Xavi y su concentración pareció quedarse ahí. El argentino German Pezzella, de cabeza en el primer palo al salir de un córner -jugada de estrategia buscada en todos y cada saque de esquina de los de Pellegrini como orificio para producir riesgo- y un centro raso al segundo palo, en el que solo el español Sergi Roberto ha podido quitarle el gol a su compatriota Rodri Sánchez, quien le superó con sencillez a lo largo del acercamiento, enseñaron que el Betis se encontraba vivo en la semifinal, hasta el momento en que apareció Lewandowski en el minuto 40.

El polaco, sancionado en LaLiga Santander con tres partidos, volvió, tras cumplir el primero, con ganas, si bien impreciso. También su gol precisó 2 remates y acabó de esta forma una galopada del francés Ousmane Dembélé causada por una espléndida maniobra de engaño en la salida de balón de Pedri, quien, con un movimiento de cuerpo y levantando la cabeza, logró bascular a toda la presión en salida de balón del Betis al costado opuesto donde iba a poner la pelota a Dembélé.

Desearon probar nuevamente los de Pellegrini que sabían reaccionar a los golpes, pero, como hiciese el belga Thibaut Courtois este miércoles, apareció Ter Stegen para desordenar, en el minuto 45, un tiro de Rodri al primer palo y otro duro del brasileiro Luiz Henrique.

Vivió el Barça en el alambre, sin poder supervisar el partido como lo logró en la primera media hora del mismo. Por este motivo, Xavi recurrió a Busquets, que fue suplente por sorpresa en el que, tras salir en el minuto 63, sumó su partido oficial número 700 con la remera blaugrana.

Un parón en el que el técnico fue pitado, contrastando con el cariño que ha recibido desde su llegada a Arabia Saudita, donde jugó y dirigió partidos con el Al Sadd catarí, al eliminar del lote de juego Dembélé, el mucho más activo hasta el momento y el mucho más amado por la afición local.

Sin él en el campo, se apagó la chispa en ataque del Barça y frente a la indecisión, de un partido abierto pero sin enormes oportunidades, la magia cambió de bando y Fekir tomó el mando, apoyado en un Luiz Henrique eléctrico arriba y voluntarioso atrás.

Un recorte del segundo en el área, llevándose a tres defensas, propició el empate en el minuto 77 de Fekir, quien remató fuerte y duro al primer palo en el área. En esta ocasión no apareció Ter Stegen, pero en pos del Betis tardó 4 minutos en repetirse la historia.

Otro gol del Barcelona anulado, en esta ocasión a Lewandowski por un fuera de juego previo de Ferran Torres. Acto seguido, los verdiblancos dispusieron de otra ocasión para marcar en las botas de Juan Miranda, tras otra acción de calidad de Fekir, pero, como 24 horas atrás, el estadio Rey Fahd vio una prórroga.

Ansu Fati no ha podido evitarla en el segundo minuto de la prolongación, puesto que su tiro con el exterior tras una carrera al espacio fue detenido por Claudio Bravo, pero ahora en el tiempo plus probó, en un partido particular para él, en tanto que fue contra el Betis el 7 de noviembre de 2020 en el momento en que arrancó su martirio de lesiones, que pese a estos inconvenientes físicos no ha perdido su estrella.

Marcó en el minuto 93 con un remate de volea con la zurda, cruzado al segundo palo, que parecía elegir la prórroga en pos del aparato blaugrana, pero el Betis volvió a no rendirse, como nuestro Loren, que fue quien igualó nuevamente el marcador.

No jugaba el delantero desde el pasado 20 de agosto, sin estar en la lista de Pellegrini para la Liga Europa, 13 minutos en la temporada… y se inventó un taconazo, de espaldas en el área pequeña, para llevar a cabo el 2-2 y sostener la reiteración del guion del Real La capital de españa-Valencia, la otra semifinal decidida asimismo en la serie de penaltis.

Y, nuevamente, con un portero como enorme personaje principal. Este jueves le tocó a un Ter Stegen que detuvo 2 penaltis, a Juanmi y William Carvalho, para poder, al lado del definitivo transformado por Pedri, que Arabia Saudita tenga su ansiado tradicional en la final de la Supercopa de España.