A los pocos meses de iniciarse el orden, el aparato de Gobierno del Municipio de Albacete decidió contratar a una compañía para realizar una investigación social y económico y de exclusión popular en la localidad de Albacete pues «parece ser era muy preciso para lograr diseñar programas y planear acciones desde el Municipio», señalaron desde el Conjunto Municipal de Unidas Tenemos la posibilidad de, recordando que «esta necesidad no fue compartida entonces» por esta capacitación política, por el hecho de que «este conjunto cree que la verdad social y económica de esta localidad, de la exclusión popular y de los colectivos atacables se conoce a la perfección merced a la tarea que realizan las trabajadoras y trabajadores del servicio de Acción Popular de este Municipio, y más que nada de quienes están en los centros de base en los distritos».

Por consiguiente, «contratar a una compañía y pagarle 63.000 euros para la obtenida de datos y realización de un diagnóstico, en ningún instante nos dio la sensación de que fuera un requisito importante para lograr diseñar y enfocar las políticas de atención a quienes hace este Municipio», siguieron señalando desde Unidas Tenemos la posibilidad de.

Además de esto, señalaron que «el tiempo nos dió la razón por el hecho de que el informe no se hizo y no pensamos que por este motivo se hayan dejado de tomar medidas o impulsar acciones tanto para atender a quienes lo precisan para impedir ocasiones de exclusión popular».

Gracias a los incumplimientos de la compañía, el Municipio ha anulado el contrato. En el final, «este contrato solo ha servido para producir mucho más trabajo en el Municipio al tener que abrir un expediente para reclamar el cumplimiento, imponer penalidades y al final resolverlo», resaltó Unidas Tenemos la posibilidad de.

Durante este orden, «vimos como el aparato de Gobierno fué muy partidario de la externalización de contratos, en el momento en que desde Unidas Tenemos la posibilidad de llevamos años insistiendo en que lo que hay que realizar es atender las pretensiones de plantilla que hay en los servicios. Por mucha externalización de contratos que se realice, en el final, los servicios promotores deben ser quienes supervisen».