El artista de La Guarda (Toledo) Víctor Hijosa es de nuevo nominado en la categoría de retrato a los Premios de la Asociación de Fotografos y Videógrafos Expertos de Aragón de campo nacional, los reconocimientos Goya de la Fotografía.

El artista toledano ahora fue el ganador de estos reputados premios en exactamente la misma categoría en 2021.

«Siempre y en todo momento es un reto trabajar con pequeños»

«Para nosotros piensa una gran alegría y más que nada un muy grande honor esta segunda nominación sucesiva. Siempre y en todo momento hablo en plural por el hecho de que es Esmeralda, mi compañera la que me asistencia en todo en el estudio en el momento de enfrentar una sesión», enseña Víctor.

Nos comenta que «somos el tándem especial, ella se dedica preferente a la videografía, más que nada en bodas, pero tiene un delicioso ojo fotográfico. Siempre y en todo momento elaboramos las sesiones entre los 2, los dos aportamos ideas que entonces materializamos en nuestro estudio en La Guarda».

Captan los instantes mucho más particulares de las bodas y asimismo hacen, en su estudio, fotografías familiares y de los mucho más pequeños. Y «cuadros» que cuentan enseñan el alma de la gente», esto es, Retratos. Y todo cargado de enorme hermosura.

«Estamos muy cómodos haciendo un trabajo en el estudio pues poseemos todo el control y tenemos la posibilidad de hacer lo que antes está en bocetos. Nos chifla la fotografía infantil, siempre y en todo momento es un reto trabajar con pequeños, precisan un particular precaución y más que nada sentirse a gusto.

«Es por este motivo que debemos proporcionarles toda nuestra seguridad a fin de que nos logren sugerir lo que nosotros deseamos», enseña Víctor, en tanto que «en el final siempre y en todo momento son desprendidos y el resultado final muy complacido y gratificante».

Víctor Hijosa y el retrato

«Me chifla retratar personas, es una de mis disciplinas preferidas y me lo tomo como un juego, mas bien psicológico», nos comenta este fotógrafo de reconocido prestigio.

Es un «tira y afloja» entre la persona que posa y yo, un comprender aguardar a que llegue el instante, prácticamente mágico en el que la persona que está enfrente de la cámara baja la guarda y nos da su versión mucho más íntima y profunda».

Víctor trata de que «el espectador que contemple la imagen se detenga un tiempo a ver, que no se quede indiferente. Aun que, en algún instante, se incomode por sentirse visto por la persona que hay en el retrato».

Primeros planos y mirada de adelante y «contundente». Víctor busca las «mínimas concesiones al despiste», con lo que asimismo le agrada «el acabado en blanco y negro», en tanto que  «en mi opinión, centra mucho más la atención».

Los triunfadores absolutos se van a dar a entender el próximo 4 de febrero en el Centro de Historias de Zaragoza. ¡Suerte, Víctor y Esmeralda!

En todo caso, ahora sois unos triunfadores.